Soy Cuckquean

Siempre me he analizado a mí misma de cómo llegó a gustarme que me pusieran los cuernos, de dónde salió ese morbo, por qué me excita tanto y hasta por qué a veces necesito ser corneada para alimentar mi líbido.

Importante punto, para quienes no conocen el término, contarles que cuckquean es el sinónimo de cornuda en español, corna en portugués (poner chifres),  casi lo mismo que cuckold para los hombres que gustan de tener esposas liberales que tienen sexo con otros hombres conocidas como hotwifes.

¿Han sentido alguna vez que  pertenecen a algo pero no saben a qué?  Pues así mismo me sentí por muchos años, sintiendo en mi cosas extrañas, diferentes y hasta a veces vergonzosas si las supiera otro, fueron años de buscar qué caso extraño era yo, por qué y qué demonio estaba metido en mí que me hacía pensar diferente.  Por eso me animé a escribirle al mundo qué y quién soy, porque sé que hay cientos de mujeres y hombres que sabiendo que sus fantasías son “un poco extrañas” temen enfrentarlo y lo esconden, estoy aquí para decirles que no le teman, que todo conversado con la pareja, se puede convertir en la mejor sexualidad que podrían vivir y que la vida es corta, no la pierdan sumergidos en temores que los privarán de vivir las más intensas y exquisitas aventuras sexuales que puedan imaginar…

¿Qué cómo empecé yo?, pues como casi todos, viendo algunas películas xxx, viendo revistas (en esos años se veían mucho), y sobre todo en ese momento íntimo entre dos, en la cama, cuando la mente se deja llevar por las sensaciones y vuela por imágenes ya vistas o que las inventas al calor de las caricias.  Fue ahí, que en un arranque de calor, le dije a mi marido que fantaseaba con hacer un trío con otra mujer …su ojos, su expresión de sorpresa, luego cambiando a excitación me animaron a seguir hablando, se lo hice imaginar mientras lo acariciaba, cerró sus ojos, su cabeza hacia atrás y sus gemidos fueron aumentando y pude darme cuenta que mi fantasía lo prendía a mil, le relaté paso a paso lo que yo había imaginado, ambas besando y lamiendo, nuestras manos por todo su cuerpo, pasar de boca a boca su miembro, entrelazando nuestras bocas y lenguas al compartirlo, intercambiando miradas de complicidad y morbo, luego yo tomarlo entre mis manos y ponerlo en la boca de ella, compartiendo lo que es mío, demostrando que en mí no hay egoísmo ni celos, que al contrario es lo que deseo, animarla a que lo metiera entero en su boca, hasta la garganta y ahí yo afirmar su cabeza y empujar… empujar.

Mientras le relataba mi fantasía en su oído, yo seguía subiendo y bajando mi mano por su miembro, sentía cómo palpitaba y lo caliente que estaba, sus gemidos seguían en aumento y le digo, sigo? Entrecortado me dice, sigue, hazlo, tráela a mi cama, sigue.

Me di cuenta que no sólo yo fantaseaba con algo así, que él también lo quería y quise seguir… ¿Te gustaría vernos entregadas a ti, a tus deseos, a tu servicio?  Nos pondríamos ambas en 4 en el borde de la cama,  muy juntitas, exponiéndonos enteras a tu vista y tú decidas por dónde empezar.  Empieza por ella mi amor, es carne nueva, disfrútala porque ella también te desea como yo, siente su humedad por ti, empuja y hazla gemir, luego a mí, y a ella y a mí y a ella, una y una como si fuera un sólo cuerpo,  tú solo sintiendo placer.  Seguía gimiendo y su cuerpo ya no lo manejaba, se movía solo al ritmo de mis caricias y mis fantasías,  yo no podía creer lo que estaba sucediendo, mi marido a punto de explotar con mi relato, con esos deseos ocultos que me avergonzaban, él al límite del placer mientras yo seguía sacando por mi boca mis “perversiones”.  Ya no podía detenerme el éxtasis de poder al fin decir lo que tanto había imaginado, hacía que mi mente siguiera creando morbosamente imágenes con otra mujer.

Noté que mi trabajo estaba a punto de dar frutos, que eso no iba a durar mucho más, me puse sobre él cabalgando lento pero profundo, sus ojos seguían cerrados y le digo: ¿cómo quieres que sea?

¿Rubia? No.

¿Morena? Si.

¿Guapa? Si…

Abre los ojos, mírame, soy ella…hazlo! Ella es la que te monta, abrió sus ojos, los puso sobre mi rostro pero no me miraba, me atravesaba, imaginaba a otra… comenzó a moverse más fuerte mientras afirmaba mis caderas y las presionaba hacia él levantándose con fuerza, estaba totalmente ido, su excitación lo dominaba y sólo buscaba el placer, eran los últimos segundos y yo lo sabía y sólo alcancé a decir: fóllala! La traje para ti, quiero verte gozar “tu placer es mi placer” -palabras que con los años se convirtieron en mi lema- en ese momento si miró a mis ojos y explotó de placer en un orgasmo interminable que me hizo poner mi mano en su boca para ahogar ese grito que los vecinos iban a escuchar, caí desplomada sobre él y nos besamos por un largo rato aún agitados.  Cuando la calma volvió sentí miedo, pero le dije: ¿te gustó?, tomó mi rostro entre sus manos, me besó suavemente, sonrió y dice: jamás me arrepentiré de haberte elegido, eres deliciosa, te amo… ¿pero te gustó? insistí, y contesta: si hubieran dos como tú en esta cama ¿a quién no le gustaría?

Entendí su respuesta, también había duda y temor pero en el fondo también lo deseaba.

Desde esa noche en adelante, fantaseábamos con eso, pero a la mañana siguiente me enfrentaba a la frustración de no tener a esa mujer de verdad y de no saber cómo conseguirla.  Fue tanto, que el tema lo comencé a hablar no sólo al calor del sexo, sino que también en cualquier momento del día, era una idea que se me había metido entre ceja y ceja, ya era una obsesión. Pensé para mí, “el que busca encuentra” y me puse la meta de que algún día lo iba a conseguir.

Años después aprendí que el universo conspira frente a nuestros deseos, porque jamás imaginé lo rápido que conseguiría a esa mujer, de la manera menos imaginada y la perversión que eso traería a mi vida, algo que tuve que aceptar y aprender a vivir con las consecuencias, que aunque no graves, la sociedad “moralista “ te critica.

Nada de lo que diga esa sociedad me haría cambiar mi decisión, no cambiaría nada de lo que hice porque esas experiencias me hicieron lo que soy hoy, una mujer satisfecha y feliz, un matrimonio espectacular, cómplices y unidos contra todo y todos, confiamos el uno en el otro, nos amamos cada día más, ¿ y el sexo? Qué les puedo decir, el sexo es glorioso, porque digo y hago lo que quiero sin ocultar nunca más lo que mi mente pedía, aunque debo reconocer que 25 años después tuvimos nuestra última confesión…

Ahora lo saben, soy felizmente Cuckquean.

 

 

twitterbird_rgb@cuckqueanchilena

Para cualquier duda o comentario favor de contactar a editorial. Se prohíbe su reproducción fragmentada o total de los textos y las imágenes propias. La opinión de los columnistas no necesariamente refleja el objetivo de la editorial. La violación a los derechos de autor constituyen un delito (Plagio). Es importante que conozcas nuestro  Aviso de Privacidad y Condiciones de uso.

5 comentarios

  1. Ya lo leí tres veces, en la primera disfrute de tu morbo, en la segunda me hice parte de tu morbo y en la tercera tu morbo lo hice mío me llevó a masturbarme deliciosamente. Deseo ya leer la segunda parte y todas las partes que vengan!

    Le gusta a 1 persona

  2. Maravilloso….!!!
    La magia de tus palabras provoca reacciones inmediatas e inconscientes.
    Que increíble como una fantasía logra traspasar fronteras, increíble como una fantasía considerada por muchos como una locura pueda lograr cultivar una relación por años y cautivar a más de uno.
    Lo dije, lo digo ahora y lo diré siempre, eres simplemente maravillosa, este es el primer paso de algo grandioso que está por venir.

    Le gusta a 1 persona

  3. !Simplemente excitante!

    Por fin algo digno de compartir.

    Los detalles te hacen volver a sentir , recordar cada minuto , hacen que tu piel se erice , tu mente vuele y reviva uno a uno tus propias experiencias de manera intensificada ,por que las has vivido en carne propia , la mirada de tu cornuda te llena y satisfacen más que cualquier cosa tangible y banal como lo material.

    Amamos el cuckquean y dar detalles de este tipo harán que la gente ajena a ello, encuentren sus preferencias idóneas para cada persona , ya que somos únicos y maravillosos en el universo y merecemos algo asi.

    Ya era hora de dar a conocer al mundo la contraparte del cuckold , que como en todo , las maravillosas mujeres deciden y decidirán hasta donde , cómo y cuando? , Y siempre reconocer que gracias a ellas esto es posible y lo será siempre , hasta el fin de los tiempos.

    Seguiremos a detalle , cada relato y extasiados y fascinados , imagínaremos cada momento como si fuera nuestro.

    Un abrazo enorme a nuestra ahora escritora preferida , ya que sabemos cada vez nos dará más y más , para nunca dejar de soñar en este hermoso mundo del cuckquean.

    Saludos cordiales de sus amigos Saúl y Paty.

    Me gusta

  4. Amiga preciosa, qué delicia leer tu relato. Muy bien escrito, con el estilo que hemos podido ir conociendo. Ricos detalles que hacen que uno se meta en la historia y junto con entenderte suba la temperatura. Sería rico leer más acerca de cómo fueron consiguiendo amigas que participen de su rico juego y qué tal han sido las experiencias. Besos y abrazos!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s